Las empresas deben desarrollar productos que tengan un coste, que le permita obtener la rentabilidad esperada, pero a un precio que sea al menos igual al valor que el consumidor está dispuesto a pagar para satisfacer su necesidad. Por lo tanto se deben tener en cuenta los tres aspectos: Precio, Valor y Coste, entre los cuales no existe ninguna relación como se puede ver en el siguiente cuadro:

LO DETERMINA…

A PARTIR DE… HAY CONTROL?
PRECIO El mercado La oferta y la demanda No se tiene

VALOR

El cliente El producto y productos similares
COSTE La empresa El proceso

Se tiene cierto control sobre él

 

Aunque el precio puede ser un factor determinante del valor que el cliente le asigna a un producto, las organizaciones no siempre saben con precisión cuál es el valor que el consumidor está realmente dispuesto a pagar por su producto o servicio, por lo tanto no existe relación entre Precio y Valor, aunque las empresas intentan cualificar y cuantificar el valor en términos de precio de venta.

El coste no es determinante del precio, el precio se establece a partir de la oferta y la demanda. Por lo tanto no hay relación directa entre Precio y Coste. Pues si bien es cierto, que es posible asignar un precio que esté por debajo del Coste del producto, como por ejemplo en la venta de impresoras la ganancia está en la venta de tintas,  o en la venta de celulares en los planes pospago.

LA META DE LA ORGANIZACIÓN ES SUMINISTRAR EL VALOR QUE BUSCA EL CLIENTE


Sitios de interés:
La relación entre precio valor

La meta empresarial: Llegar al éxito sostenible